lunes, abril 09, 2012

Cornicas caboverdianas

Ponta Preta

Viajar es uno de los más grandes placeres para los que surfeamos, sobre todo si es a un lugar rodeado de olas como es Ilha da Sal, en Cabo verde, reconozco que he tenido mucha suerte en este viaje, ya que mayores o menores hubo olas todos los días. Pero empecemos por lo primero, la isla es pequeña, volcánica y desertica, si habeis ido a fuerteventura os hareis una idea de que hablo, bastante viento, pero la temperatura es agradable sobre todo en el agua.

Servidor surfeando Ponta Preta

Hablar de Ilha da Sal y de surf es hablar de Ponta Preta una derecha muy buena con fondo de roca volcánica de una calidad increible, además tiene la ventaja de estar al lado del pueblo por lo que  si tiene paciencia y buenas piernas no necesitas ni coche. A principios de semana la surfeamos  con olas pequeñas, lo que la hace bastante peligrosa al romper muy cerca de tierra, pero los últimos días la pillamos en todo su esplendor con olas que llegaban a duplicar mi altura, de todas formas hay muchisimos picos a lo largo de la costa en los que puedes surfear solo, los días pequeños encontré uno de estos a la sombra de Monte Leao, con unos fondos muy planos que permitian surfear con olas pequeñas y un par de palmos de agua sobre los erizos que te esperaban en el fondo.

La alternativa de los días pequeños

Tuve mucha suerte con los compañeros de viaje, nos encontramos con un grupo de asturianos, una trios de Pontevedreses y una pareja de vascos, con todos ellos compartimos baños, gastronomía y alguna que otra experiencia que mejor no trascienda demasiado.

Algunos amigos que hicimos

Por último recomendar la experiencia, la gente de Cabo Verde es simpática y amable (incluso en el agua) la comida increible si te gusta el atun, y por la noche puedes pasartelo bien aun sin dejar de ser un sitio pequeño y sin mucha aglomeración. Id y disfrutadlo.

Donde menos te los esperas te encuentras un tesoro.
Publicar un comentario